Génesis del grupo "Callejón del Gato"





"Luces de bohemia"



Desde el principio de mi carrera profesional, y allí donde fui -Madrid, Maspalomas, Pozoblanco, Málaga- formé mi grupo teatral con alumnos y profesores.  Bien es verdad que en mi último destino , el IES Emilio Prados de Málaga,  me costó tiempo y trabajo formarlo por motivos que prefiero aquí no recordar. Con estos grupos, siendo  director de escena, actor, o ambas cosas a la vez, representé obras clásicas del teatro universal de todos los tiempos: "La zapatera prodigiosa", "Luces de bohemia", "Tartufo", "Divinas palabras", "Las criadas", "la señorita de Trevélez", "Anfitrión", "La venganza de la Petra", "Historia de una escalera", entre otras.

Representación de "La zapatera prodigiosa " en el IB Manoteras de Madrid, en mayo de 1980


Los actores de "La zapatera prodigiosa" saludando al público tras la representación. IB Manoteras de Madrid, en mayo de 1980.


En la primavera de 1983, en el IB de Maspalomas, las Palmas, los chicos del grupo interpretan una de las últimas escenas de "La zapatera prodigiosa". Una de las constantes de estas representaciones de aquellos años era la masiva asistencia de público -como puede observarse en la foto-, que demuestra el interés que despertaba el teatro juvenil en aquellos años. Hoy, por desgracia, esto no es tan habitual.



Los actores tras la representación de "La zapatera prodiogiosa". IB de Maspalomas, Las Palmas, 1983.



En la fotografía de arriba, aparece Enrique Girón Irueste en el papel de don Mirlo, en "La zapatera prodigiosa". Esto sucedió durante el curso 1983-1984. El lugar, el IB "Los Pedroches" de Pozoblanco, Córdoba. Acabábamos de conocernos al comienzo de dicho curso, cuando ambos fuimos destinados a este centro cordobés. Por estas fechas en el instituto de Pozablanco funcionaban dos grupos de teatro: uno dirigido por otro profesor de Lengua, Antonio García Romero; y el otro, por mí. En aquel curso, Enrique participó como actor en ambos grupos. En el primero, haciendo de don Rosario, en "Tres sombreros de copa" de Miguel Mihura; en el segundo, interpretando el papel que reproduce la fotografía.




Con la realización de "La zapatera prodigiosa" en el instituto de Pozoblanco acabó esta "entrega" de representaciones de la obra lorquiana, que se había iniciado unos años antes en Madrid. Desde entonces ni yo ni el grupo "Callejón del Gato" hemos vuelto a montarla. Es digna de destacar la escenografía tan elemental, primaria y de bajo coste que empleábamos en la realización de estos montajes. Eran otros tiempos, otros medios y, tal vez, otros gustos distintos a los actuales.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario